Έμβλημα Κυπριακής Δημοκρατίας
Πρεσβεία της Κυπριακής Δημοκρατίας στη Μαδρίτη

Medidas ilegales turcas contra barcos de la UE y Chipre



Introducción
Las medidas restrictivas turcas se introdujeron originalmente en abril de 1987 y se referían exclusivamente a la prohibición de que los barcos con bandera de Chipre hicieran escala en los puertos turcos. En ese momento, las Autoridades Turcas justificaron dichas medidas como una reacción al hecho de que la República de Chipre adoptara en octubre de 1974 una Orden legal declarando los puertos situados en la parte norte ocupada de Chipre como puertos cerrados a la navegación internacional (los puertos de Famagusta, Karavostasi y Kyrenia se declararon cerrados para todos los barcos).

Esta medida de puertos cerrados se introdujo para mantener la soberanía de la República de Chipre sobre sus puertos y debido al hecho de que ya no se podía garantizar la seguridad de la navegación en la zona ilegalmente ocupada por el ejército turco desde 1974. La decisión mencionada del Gobierno de la República de Chipre se comunicó oficialmente a la Organización Consultiva Marítima Intergubernamental (IMCO – hoy la Organización Marítima Internacional: OMI (IMO, en sus siglas en ingles)). Además, cualquier escala ilegal en estos tres puertos cerrados también supone un incumplimiento grave de los pertinentes instrumentos legales internacionales (entre otros, el Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida humana en el Mar).

En mayo de 1997, Turquía dio nuevas instrucciones a sus puertos para aclarar las incertidumbres que surgían de la aplicación de esas restricciones, extendiéndolas así contra barcos de bandera extranjera (de cualquier nacionalidad) que salieran a puertos turcos directamente desde cualquier puerto chipriota que estuviera bajo el control efectivo de la República de Chipre, en términos de propiedad o administración de barcos. El efecto inmediato de estas órdenes fue restringir el uso de los puertos chipriotas para operaciones de trasbordo de compañías navieras en el Mediterráneo.

También se señala que la República de Chipre cumple enteramente con sus obligaciones legales comunitarias e internacionales con respecto a los barcos de bandera turca, ya que estos barcos pueden hacer escala libremente en cualquier puerto chipriota que esté bajo el control efectivo de la República de Chipre. A este respecto se observa que las escalas de los barcos con bandera turca en dichos puertos han aumentado considerablemente en 2005 en comparación con el período 2000-2004.

Se recuerda que originalmente en 1987, esta cuestión fue planteada por Chipre y Grecia en la OMI. Durante el período 1997-2001, la República de Chipre lanzó una intensa campaña diplomática y que el asunto del embargo turco se ha planteado y debatido en varias ocasiones ante organismos internacionales, especialmente en las Instituciones de la UE.

Incidentes desde la adhesión de Chipre a la UE
Desde la adhesión de la República de Chipre a la UE el 1 de mayo de 2004, se han producido nueve incidentes de los que se informó oficialmente a las Autoridades de Chipre, indicando que el Gobierno de Turquía todavía sigue violando los principios básicos de la legislación comunitaria e internacional, lo que afecta gravemente a los intereses de los barcos internacionales y de la UE. La República de Chipre ha informado extensa y oficialmente a las instituciones de la UE de los nueve incidentes arriba mencionados.

El último incidente del que se ha informado del yate de navegación GANYMEDE, es realmente el primer incidente en el que las medidas restrictivas turcas se extendieron contra un yate de navegación y no contra un barco mercante. Dado el hecho de que se había permitido al S/Y GANYMEDE entrar en los puertos turcos en el pasado, este incidente confirma la aplicación más estricta de esas medidas adoptadas por las Autoridades Turcas, a pesar de los repetidos llamamientos de la UE.

Una nueva dimensión: las relaciones entre Turquía y la UE
Aunque las restricciones turcas han afectado de forma negativa durante algunos años al desarrollo de los puertos de Chipre, han reducido el comercio y ha dificultado el crecimiento del Registro de los Barcos de Chipre, esta cuestión ha tomado una nueva dimensión ya que la República de Chipre es actualmente un miembro pleno de la UE y las medidas turcas afectan a los intereses de una Unión ampliada a 27 Estados miembros.

Las medidas impuestas por Turquía, un país que está vinculado con la UE por una Unión Aduanera y que pretende ser miembro de la UE, afectan gravemente a los intereses públicos y privados de la Comunidad Europea, particularmente a los propietarios y administradores de barcos de la UE.

El Acuerdo de Unión Aduanera entre Turquía y la UE (Acuerdo de Ankara de 1963 y su Protocolo Adicional de 1970) contiene disposiciones fundamentales que imponen a Turquía la obligación legal de levantar su embargo contra Chipre respecto a los barcos.

Además, las restricciones turcas violan todos los principios comerciales de la navegación que se establecen en el Reglamento del Consejo CEE Nº 4055/86 (Libertad para proporcionar servicios), como la libertad de navegación, la libertad de tránsito, la libertad de acceso a los puertos, así como la igualdad de trato. La cuestión también se refiere al Reglamento del Consejo (CEE) Nº 4058/86 del 22 de diciembre de 1986 respecto a la acción coordinada para salvaguardar el libre acceso de los cargamentos en comercios oceánicos.

Por último, el Acervo Comunitario consagra la obligación legal de Turquía de levantar su embargo contra los barcos comunitarios y de Chipre en virtud de:

a) La Declaración de la Comunidad Europea y sus Estados miembros adoptada el 21 de septiembre de 2005, siguiendo a la declaración realizada por Turquía a partir de la firma del Protocolo del Acuerdo de Ankara el 29 de julio de 2005;

b) El Marco de Negociación para Turquía adoptado por la UE el 3 de octubre de 2005.

c) Las conclusiones del Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores (GAERC) del 11 de diciembre de 2006 (Aprobadas por el Consejo Europeo).

El Consejo decidió que los Estados miembros en la Conferencia Intergubernamental no abrirían 8 capítulos que cubran áreas de política relacionadas con las restricciones de Turquía respecto a la República de Chipre hasta que la Comisión compruebe que Turquía ha cumplido sus compromisos relacionados con el Protocolo Adicional. También declaró que recuerda la declaración de la Comunidad Europea y sus Estados miembros del 21 de septiembre de 2005 y señala que Turquía no ha cumplido su obligación del pleno cumplimiento no discriminatorio del Protocolo Adicional al Acuerdo de Asociación”.

Paralelamente, y como criterio político adicional aplicable a las negociaciones de Turquía, el Consejo decidió que los Estados miembros en la Conferencia Intergubernamental no decidirían sobre el cierre provisional de los 26 capítulos restantes hasta que la Comisión compruebe que Turquía ha cumplido sus compromisos relacionados con el Protocolo Adicional.

La cuestión de las restricciones de Turquía aplicadas a los barcos de la UE y de Chipre aparece en los Informes de la Comisión Europea sobre el Progreso de Turquía hacia su adhesión en los últimos años.

El Informe de Progreso de 2006 que la Comisión Europea presentó el 8 de noviembre de 2006 indica con claridad que: No se puede informar de ningún progreso respecto al acceso a los puertos turcos de barcos con bandera de Chipre o administrados por Chipre, y de barcos cuyo último puerto de escala haya sido Chipre”.

Además, el mismo Informe insta a Turquía a que elimine las restricciones sobre el libre movimiento de mercancías, incluyendo las restricciones sobre los medios de transporte con respecto a Chipre. [...] Dichas restricciones sobre los barcos a menudo excluyen la forma más económica de transporte y por lo tanto resultan en una barrera para el libre movimiento de mercancías y para el comercio. No cumplen con el acuerdo de la Unión Aduanera”.

Se recuerda además que la reciente resolución del Parlamento Europeo sobre el progreso de Turquía hacia la adhesión ha expresado su decepción por el hecho de que, a pesar de sus obligaciones contractuales, Turquía sigue manteniendo sus restricciones a los barcos que llevan la bandera chipriota y a los barcos que vienen de puertos de la República de Chipre, denegándoles el acceso a los puertos turcos” y ha recordado a Turquía que esta práctica constituye un incumplimiento por parte de Turquía del Acuerdo de Ankara, el correspondiente Acuerdo de Unión Aduanera y el Protocolo Adicional, ya que las restricciones no cumplen con el principio del libre movimiento de mercancías [...]”.

La decisión del Consejo Europeo de no iniciar negociaciones con Turquía sobre un número de Capítulos clave de las Negociaciones de Adhesión constituye una clara señal de que no se puede aceptar un incumplimiento de las obligaciones legales de Turquía de acuerdo con el Acervo Comunitario. Ahora corresponde a Turquía cumplir con sus obligaciones.

Conclusión
Con el embargo turco todavía en vigor, un propietario/administrador de un barco puede ver sus intereses gravemente perjudicados en cualquier momento en caso de que haya alguna relación con Chipre, por pequeña que sea, como queda claramente demostrado en los nueve casos anteriormente mencionados. Claramente, tales disposiciones constituyen un obstáculo para el comercio entre los puertos de la UE y Turquía, y afectan al propietario, al fletador y a todas las partes involucradas en el transporte de mercancías por mar y todas las operaciones que conlleva el propio funcionamiento del barco.

El embargo turco distorsiona el cumplimiento del principio de la libre y justa competencia en el comercio naviero con la UE, afecta negativamente a las flotas mercantes de los Estados miembros de la UE y provoca aumentos importantes en los costes de transporte. Las medidas turcas restringen o amenazan con restringir el libre acceso de barcos o compañías navieras de la UE a cargamentos en comercios oceánicos. Asimismo, el embargo turco debilita el desarrollo económico y la cooperación de la región, dentro del marco del Partenariado Euro-Mediterráneo, denominado como el Proceso de Barcelona.

El pleno cumplimiento del Acuerdo de Unión Aduanera entre Turquía y la UE y su extensión a la República de Chipre llevará al levantamiento de las medidas restrictivas turcas contra los barcos comunitarios y chipriotas con efectos económicos muy positivos para los barcos regionales, comunitarios y chipriotas (p. ej. mayor desarrollo del Registro de Barcos de Chipre y del sector de administración de barcos, aumento del tráfico del puerto de Chipre; comienzo de cruceros desde Chipre a Turquía; desarrollo del Transporte Marítimo de Corta Distancia en la región, etc.).

Las consecuencias económicas de las restricciones turcas impuestas sobre los barcos con bandera extranjera o de Chipre se evaluaron en 2005. Basándonos en los datos de 2004, se calcula que los costes reales directos anuales para la economía de la República de Chipre son 99,5 millones de EUROS, lo que supone un 1,2% del PNB. La revocación de esas medidas tendrá efectos positivos para la economía regional y la de la UE.

La República de Chipre pretende ejercer plenamente sus derechos que surgen de la legislación y la política comunitaria pertinente para contrarrestar las anteriormente mencionadas continuas violaciones de la ley comunitaria e internacional por parte de Turquía, y para proteger sus propios intereses nacionales y los intereses comunitarios en general.




Η Κυπριακή Κυβέρνηση δεν αναγνωρίζει τη μονομερή διακήρυξη ανεξαρτησίας της Καταλονίας

Το κράτος πιο κοντά στον πολίτη

Σπουδές στην Κύπρο

Πάφος Πολιτιστική Πρωτεύουσα Ευρώπης 2017

Σχολείο Ελληνικής Γλώσσας - Πανεπιστήμιο Κύπρου

Διεθνές Φεστιβάλ Ταινιών Μικρού Μήκους Κύπρου

Δάνεια για μεταπτυχιακές σπουδές σε μεταπτυχιακά προγράμματα του Πανεπιστημίου Κύπρου!

Γραμμή 116000 διαμεσολάβησης σε περιπτώσεις γονικών απαγωγών


Οδηγός Κυπρίων της Διασποράς & Επαναπατρισθέντων